Efectos personales de los inmigrantes afganos

Garde l’Est presenta la inolvidable imagen de hatillos anidando en los árboles parisinos. Los hatillos son los efectos personales de los inmigrantes afganos. En julio de 2005, dos meses antes de los alborotos de París, Benítez grabó sistemáticamente cada árbol de este espacio público próximo a la Gare de l’Est. Los troncos de los árboles conectan dos realidades paralelas, la de la sociedad francesa y la de los inmigrantes ilegales, anónimos y desplazados. Mientras viven en la ciudad, si bien al margen de ésta, a menudo son gente que espera: otro empleo esporádico, la reanudación de su viaje. Muy lejos de sus raíces, la suspensión física y mental de los inmigrantes, se manifiesta en sus pertenencias colgadas de los árboles.

< >