Los mercados dinámicos de Taipei

Taipei es una ciudad con un uso muy versátil del espacio, ya que se destina a múltiples usos en función del tiempo. Con dispositivos arquitectónicos especiales se crean miniciudades temporales, a base de stands transportables, que se pueden desplazar y conectar a las fuentes de suministro de agua y electricidad. Las actividades temporales –como los mercados– transforman el espacio público de acuerdo con unos patrones organizados según diferentes factores de distribución:
- la propiedad: este mercado utiliza un sistema operativo capaz de predecir la densidad en determinadas condiciones y, al mismo tiempo, el sistema se puede adaptar a otro entorno (mercado de Raohe);
- la fuente de alimentación energética: una red eléctrica modula el modelo de mercado y organiza la zona de venta de acuerdo con la distribución de los puntos de suministro de electricidad y agua (mercado de Ningshia);
- el tiempo: distintas actividades ocupan el mismo espacio en diferentes períodos de tiempo, sin que sea necesario un esfuerzo especial para organizar el espacio (mercado de Lin Jiang);
- la estructura: estos mercados se benefician de la existencia de una gran infraestructura, que ocupan ocasionalmente, o la interpolación o añadido de la estructura del mercado a las manzanas de la ciudad (mercado de las flores del fin de semana).

< >