Campamentos de refugiados saharauis

Marruecos se anexiona ilegalmente el Sáhara Occidental y presiona al Estado español para que lo abandone. En noviembre de 1975, España reparte su antigua provincia entre Marruecos y Mauritania.


Los nuevos colonizadores invaden militarmente las ciudades produciendo un éxodo de más de 40.000 personas hacia el interior del desierto. Al amparo del Ejército de Liberación Popular Saharaui y bajo la organización del Polisario (Frente Popular de Liberación de la Saguía el Hamra y Río de Oro), los refugiados se dirigen hacia la inhóspita región de Tinduf donde –acogidos por Argelia– se instalan en improvisados campamentos de jaimas.


Después de una larga guerra de guerrillas, Mauritania abandona el conflicto en 1978 y Marruecos construye un muro de más de 2.000 km, que separa el territorio en diagonal. A pesar del muro, la guerra continúa hasta 1991. Año en el que se acuerda a un alto el fuego con la intención de convocar un referéndum que se pospone varias veces porque Marruecos no acepta de forma reiterada las diversas resoluciones internacionales.


Tras más de treinta y dos años los saharauis han convertido lo que eran improvisados campamentos, en una organización perfectamente estructurada. Los campamentos están divididos en cuatro distritos (wilayas) con nombres de las principales ciudades del territorio ocupado: El Aiún, Auserd, Smara y Dajla. Cada wilaya está dividida en 6 o 7 pueblos (darías) y a su vez éstas se subdividen en cuatro barrios. Todas las wilayas tienen un hospital regional, varias escuelas, guarderías, dispensarios, etc. También existen los asentamientos de la escuela de mujeres «27 de febrero» o los Colegios de internos «9 de junio» y «12 de octubre» y una zona administrativa en Rabuni (pozo principal) con sus respectivos ministerios.


La región de Tinduf es una de las zonas más estériles y extremas del Sáhara, por lo que hace prácticamente imposible el autoabastecimiento en la alimentación. Los saharauis, por su condición de refugiados, necesitan hasta el cien por cien de la ayuda humanitaria internacional para sobrevivir.

< >